Estos dos objetivos son fundamentales para el alcalde Patricio Ulloa y su municipio a fin de apoyar a las familias pioneras que continúan haciendo patria en estos sectores aún aislados pero de gran potencial de desarrollo.

Doña Elena Rial, es la pobladora que vive más cerca del Glaciar Nef en Cochrane. Una mujer patagona de tomo y lomo, hija de pioneros, y quien a sus casi 70 años, continúa viviendo en su  campo, allí a orillas del río Nef.

Recorrer la huella que ella habitualmente transita para llegar a su hogar, donde vive y hace patria sola, resistiéndose a dejar esa tierra que ama, es toda una odisea. Desde el campo de don Raul Urrutia, lugar hasta donde llega el camino, se deben recorrer 3 horas y media de camino a caballo, por una senda escarpada entre el río y el cerro, y que muchas veces le ha significado accidentes.

Hasta su hogar, se trasladó el alcalde Patricio Ulloa, junto a equipos municipales, para visitar y coordinar con doña Elena  acciones que permitan acercar la conectividad a esta pobladora.

Según indica el alcalde, hace 30 o 40 años el Nef era un sector mucho más poblado, pero con el paso del tiempo se ha ido despoblando por la falta de conectividad. Hoy en el sector, a ambos lados del río, no viven más de 4 familias, incluida doña Elena.

El sector del río Nef es un sector que tiene tremendas potencialidades de desarrollo no solo  en la ganadería sino que en el ámbito del turismo. Por ello es que como municipio quieren impulsar fuertemente la continuidad del camino hacia ese sector.

Mientras ello ocurre, y mientras el camino no logre llegar a su campo, el alcalde se comprometió con doña Elena a gestionar con el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones la posibilidad de un subsidio fluvial por el río Nef, en ciertos periodos del año donde el río permitiría el paso de una embarcación pequeña.

Igualmente el alcalde,  agradeció de manera especial a don Juan Olivares Rial, hijo mayor de doña Elena, quien los guió durante el camino. Así como también a don Raul Urrutia, Eliberto Maldonado y Luis Parada, por haberles facilitado los caballos en que lograron llegar a la casa de doña Elena quien estaba muy feliz con la visita y espera ojalá pronto el camino llegue hasta su tierra, allí a los pies del Nef.

Hace unos 10 años, los equipos municipales debían siempre trasladarse a caballo y con pilcheros para visitar a los pobladores de los distintos sectores rurales de Cochrane. Hoy eso ha cambiado, siendo casi una novedad, lo que da cuenta del fuerte trabajo que  el municipio  ha impulsado  en cada  sector rural para hacer caminos  que acerquen el desarrollo y bienestar a sus pobladores y pioneros.