El Concejal de Cochrane, Miguel Aravena Torres, alertado por vecinos de la comuna, visitó el sector constituido por terrenos fiscales administrados por la Corporación Nacional Forestal, Conaf, y pudo comprobar la gran cantidad de desechos forestales apilados al interior y en la periferia de este recinto de aproximadamente 53 hectáreas.

Cabe mencionar que a raíz del último incendio forestal ocurrido en la comuna durante 2019, en el sector Colonia Sur, que significó la pérdida de bosque nativo y su biodiversidad con más de 15.000 hectáreas siniestradas, las autoridades regionales tomaron cartas el asunto y resolvieron, con el apoyo del Consejo Regional, financiar un proyecto de manejo forestal y reconversión de plantaciones a bosque nativo, con enfoque en la silvicultura preventiva y productiva,  por $576 millones de pesos, a fin de mitigar y/o evitar futuros incendios en la comuna.

Luego de 2 años trabajando, el proyecto que tenía como externalidades positivas la creación de empleos y la utilización de la madera aserrada en beneficio de la comunidad, terminó en la práctica centrado en esto último y no en minimizar la ocurrencia de un potencial siniestro en los sectores de interfaz urbano-forestal 2 y 3 denominados Cerro la Cruz.

Aravena indicó que, adyacente a este recinto, que es una plantación de bosque de pino, con un alto valor de ignición y velocidad de propagación del fuego, está la zona urbana de Cochrane, con centenares de construcciones y familias, además al noreste, una zona de interfaz urbana colindante con el bosque, con decenas de familias que han construido sus viviendas y pequeños emprendimientos turísticos, principalmente en madera. Lo anterior representa un claro riesgo para estas familias y de no mediar una eficaz intervención de las autoridades, podríamos estar lamentando, en el futuro, una tragedia con consecuencias impredecibles.

Finalmente, llamó a las autoridades a través de la Sección de Análisis, Diagnóstico y Planificación de la Conaf, a generar un informe y las acciones correspondientes para gestionar estos residuos peligrosos y llevar tranquilidad a la población, concluyó.