En el marco de la sesión especial que se realizó en la Cámara de Diputados por el aumento en las cuentas de electricidad durante la pandemia, el diputado Miguel Ángel Calisto reiteró la urgente necesidad de disminuir los costos de la energía eléctrica en Aysén, asegurando que “las familias de la región pagan cuentas muy superiores a las que se pagan en Santiago”.

Según Calisto, “le pedimos al Ministro de Economía y Energía por un tema que nos afecta directamente a las Zonas Extremas. En Aysén pagamos sobre el 50% más de lo que se paga en el norte. Esto es una injusticia, y que aumenta aún más en los lugares más alejados donde se hace patria, como Villa O´Higgins o Lago Verde, pagando boletas que superan los 150 mil pesos”.

“Acá se necesita que el Estado tenga un rol más presente, con mayor fiscalización y medidas más potentes para disminuir los costos de la energía. Nosotros presentamos hace varios meses un proyecto que crea un mecanismo que permitiría disminuir el costo de la energía en Asyén, estableciendo una tarifa única nacional, pero necesitamos el patrocinio del ejecutivo para que se haga efectivo”, señaló.

En relación a la situación nacional, el legislador aseguró que “hoy estamos en una situación grave en el país por la pandemia y la crisis económica generada por las medidas sanitarias, dejando a muchas familias en situación de pobreza, cesantía y una clase media endeudada.  A esto tenemos que sumarle que de manera lamentable ha existido un alza en las tarifas de los servicios básicos, como la electricidad”.

“Según estimaciones, son 11 mil familias las que se han visto afectadas con cobros excesivos en las boletas eléctricas y la región de Aysén no es la excepción. Nos han llegado muchos reclamos de dirigentes sociales y familias, que antes pagaban 50 o 60 mil pesos y ahora pagan 120 mil, sin existir mayor claridad el por qué del aumento. Esto no puede continuar”, indicó.

Finalmente, Miguel Ángel Calisto señaló que “en este sentido, le pedimos al Presidente que promulgue la ley que prohíbe el corte de servicios Básicos, creemos que es una ayuda importante para muchos chilenos que durante tres meses han tenido emprendimientos cerrados, sin pega, y con altos costos de consumos básicos. Esta ley está lista y no regala nada, lo único que hace es permitir la prorrogación de la deuda”.