Para la Empresa Portuaria Chacabuco es esencial el refuerzo periódico de sus protocolos sanitarios en todas sus operaciones, centrándose en la prevención de contagios para sus colaboradores, en las tripulaciones que llegan hasta sus muelles, como también en el transporte de pasajeros. Las estrictas normas buscan asegurar los suministros y el desarrollo económico de la Región de Aysén.

Sin lugar a duda la cuarentena que comenzó este viernes 25 de septiembre no sólo fue una señal de alerta para la comuna de Coyhaique, sino para todos los ayseninos al enfrentar una situación que no tenía precedente en el territorio, registrando en la actualidad más de 342 casos activos por Coronavirus. En ese contexto, la Empresa Portuaria Chacabuco reforzó sus protocolos por Covid-19 al interior del puerto y de sus muelles de conectividad, principalmente para mantener operativas sus funciones esenciales ligadas al abastecimiento de la región, como también al transporte de pasajeros en el litoral.

A las primeras medidas tomadas en marzo que dispusieron el uso de mascarillas y guantes, más la aplicación de alcohol gel, el lavado permanente de manos, pediluvio, portal para lavado de camiones, intensificación de trámites vía web y el distanciamiento social, se sumaron -a las pocas semanas- el teletrabajo para los funcionarios que pueden realizar sus labores a distancia, como también restringir el acceso a las instalaciones y poner especial énfasis en los servicios de pasajeros.

María Francisca Yáñez Presidenta del Directorio de la Empresa Portuaria Chacabuco, explicó que “siempre hemos estado monitoreando lo que está pasando con nuestros pares en diversas partes del mundo. Sabemos que esta ‘nueva normalidad’ no es fácil. Sin embargo, estamos conviviendo adecuadamente con ella a través de las distintas medidas que se evalúan periódicamente y, sobre todo, agradecidos del compromiso de los colaboradores de Emporcha, que han dado muestra de los buenos resultados del autocuidado, ya que a la fecha no se ha establecido ningún contagio tras las tomas de PCR que se han realizado”

En ese sentido recalcó que “ha existido un aprendizaje compartido en esta contingencia sanitaria por parte del sector portuario. Regionalmente hemos seguido todas las recomendaciones de la autoridad sanitaria y hemos reforzado nuestro actuar, porque como empresa tenemos un rol de conectividad muy importante y queremos mantener, aún en tiempos de pandemia, nuestros servicios como una alternativa segura para el transito de personas y de carga”.

Por su parte, el gerente general de Emporcha, manifestó que “nuestro principal objetivo es asegurar a nuestro equipo humano y a quienes son usuarios de nuestro puerto, porque así cumplimos nuestra segunda meta, que es mantener operativas las funciones esenciales de operación que son vitales para la Región de Aysén: transferencia de carga de abastecimientos y de productos que salen de Puerto Chacabuco al mundo”,

En la Empresa Portuaria Chacabuco ya se discuten posibles escenarios futuros, incluso en los casos más extremos como una cuarentena regional. “Obviamente debemos estar preparados porque el abastecimiento, a través de Puerto Chacabuco y de los muelles de conectividad que administramos, son operaciones que bajo ningún punto de vista pueden detenerse”, sostuvo Gastón Bastías.

De esta manera Emporcha dirige sus acciones para mantener el impacto transversal a la economía regional de sus operaciones, lo que se ha visto reflejado en el repunte de un 25% en Tonelaje Transferido en Primer Semestre de 2020.

Asimismo, en una visita realizada a las instalaciones de Puerto Chacabuco, los Secretarios Regionales Ministeriales de Minería, Economía y Transportes valoraron el rol de la empresa desde el punto de vista de la contribución que hace al desarrollo económico de Aysén. Así se interiorizaron que la Minera Pacífico Sur -continuadora de El Toqui-, está embarcando cerca de 50 mil toneladas anuales desde Puerto Chacabuco.

Ante ello el Seremi de Economía Carlos Pacheco, destacó la labor que se está desarrollando desde Emporcha. “La empresa portuaria hoy tiene ‘números azules’, es decir, que en época de pandemia están logrando, a través de su trabajo, que se desarrolle el comercio”, explicó, calificando lo importante de las operaciones que se realizan en las instalaciones de la bahía, pensando en la reactivación económica de esta zona de la Patagonia chilena.

Finalmente, desde Emporcha valoraron la flexibilidad de su equipo humano y su capacidad de adaptación a una contingencia en donde la principal misión es mantener la conectividad y el abastecimiento de la Región de Aysén.