Recuperar y mantener los suelos agropecuarios, con el fin de que estos  no se retrotraigan por debajo de los niveles técnicos mínimos esperados y por otro lado, recuperar el potencial productivo, son algunos de los objetivos que contempla el Programa: “Sistema de Incentivos para la Sustentabilidad Agroambiental de los Suelos Agropecuarios (SIRSD-S)”, dependiente del Ministerio de Agricultura y administrado por el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) y el Instituto de Desarrollo Agropecuario, (INDAP).

Se trata de un programa que busca apoyar económicamente los costos de prácticas destinadas a mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas de los suelos agropecuarios, evitando así su degradación, para lo cual se ponen a disposición recursos económicos, permitiendo co- financiar insumos, servicios y mano de obra para la incorporación de fertilizantes fosforados ó elementos químicos esenciales como: Potasio, Azufre y Calcio, el establecimiento de coberturas vegetales en suelos descubiertos o deteriorados, y otras acciones que apunten a la conservación y rehabilitación de los suelos agropecuarios.

Hoy dichas inversiones, se han podido ver reflejadas en el impacto positivo que ha tenido el programa, lo que se traduce en paisajes patagónicos con campos limpios y verdes, muestra de aquello es que desde el  2010 a la fecha, entre el SAG e INDAP,  se han inyectado $ 17.998.064.517 pesos, lo que ha significado financiar 5.993 planes de manejo, con una superficie asociada intervenida de 54.853 has, distribuidas desde La Junta hasta Villa O’higgins.

«El suelo es un recurso sumamente escaso, sobretodo en la región de Aysén donde la calidad y aptitud agrícola del territorio está muy restringida por factores ambientales. Estos terrenos son los pilares sobre los cuales se construye nuestra agricultura y por su puesto la base de la cadena alimentaria, por lo que hacemos un llamado a todos nuestros usuarios a informarse acerca de esta maravillosa herramienta que pone a disposición SAG e INDAP y así seguir recuperando hectáreas de suelo degradado en nuestra región”, indicó el Director del SAG, Matías Vial.

Por su parte, el Director Regional de INDAP Aysén (S), Sergio Jiménez Díaz, señaló: “El establecimiento de praderas, las mejoras continuas a través de los instrumentos del agro, la asesoría técnica en terreno, han permitido no solamente otorgar una oportunidad al productor de poder proyectarse en el mundo rural. Un paso importante para poder abrir espectativas de desarrollo; es el principio de una inversión en cualquier rubro, ya sea ganadero, horticola u otro”

Claudio Coronado, es productor ganadero del sector del Picaflor, ubicado a 15 kilometros aprox. de  la localidad de Mañihuales hacia el norte. Señala que desde niño se dedicó a la ganadería, oficio que aprendió de  sus abuelos. Ya en el año 2005 tuvo la posibidad de trabajar en Estados Unidos y aprender nuevas técnicas productivas campesinas, las cuales logró aplicar a su retorno a la patagonia, permitiendole una modernización importante en sus procesos productivos ligados al rubro ganadero, lo que de la mano del Ministerio de Agricultura  – menciona – ha sido fundamental para poder salir adelante.

“Esto cuando lo compré era pura palizada y ahora gracias a Dios, al INDAP y al esfuerzo que le he puesto, ya tenemos praderas y podemos cosechar forraje para los animales”, finalizó.