Hasta el Colegio Alborada de Coyhaique se trasladaron la Intendenta Regional Margarita Ossa y el seremi de Educación Sergio Becerra, a fin de inspeccionar las medidas y protocolos adoptados por los establecimientos educacionales ad portas del regreso voluntario a clases en la región de Aysén, el cual abarcaría a más de 23 mil alumnos, pactado para el próximo 1 de marzo.

Tras la inspección por el recinto, la Intendenta de Aysén Margarita Ossa dijo sentirse contenta y orgullosa por constatar que “se han anticipado y organizado para prepararse para este retorno seguro, gradual e híbrido; donde los alumnos van a ir ingresando al colegio de forma gradual y obviamente considerando la opinión de los padres y apoderados en la medida que se sientan confiados donde nos damos cuenta que están todas las medidas de protección”, dijo.

En esa misma línea, la primera autoridad regional “esta misma situación se ha ido replicando en el 100% de los establecimientos de la región, donde el 100% de ellos han enviado sus protocolos dando la seguridad de cómo va ser el retorno de sus hijos que a todos nosotros nos importa muchísimo por lo tanto, sabemos que van a contar con el apoyo irrestricto de sus colegios y con la seguridad necesaria para que sea un muy buen año escolar”, agregó.

Desde el establecimiento Alborada, su directora Mariela Rojas, explicó que las medidas se empezaron a tomar desde el año 2020, señalando que “el foco principal está la seguridad de los estudiantes, del personal docente y asistentes de la educación, los aforos máximos y en adquirir materiales de implementación que permita la desinfección correcta de nuestras instalaciones, siempre pensando en la prevención del virus y siempre el foco centrado en brindarle el mejor aprendizaje a nuestros estudiantes”.

Consultada sobre las opiniones de los alumnos y padres frente al retorno, Rojas explicó que “hay expectativa. Lo importante es acompañarlos en este proceso y respetar las preocupaciones que se puedan presentar mientras dure esta transición, aunque la idea es que todos puedan recibir la educación de la mejor manera posible» agregando que “nosotros estimamos que por cada sala alrededor de 12 a 15 niños por turno, haríamos grupos para que a todos los toque entre 1 o 2 veces a la semana venir a clases”.

Por su parte el seremi de educación de Aysén, Sergio Becerra, explicó que “desde el año pasado que se ha venido trabajando con los establecimientos de la región para este retorno seguro, gradual y voluntario, para lo cual el ministerio de Educación habilitó páginas y asesorías directas para que cada establecimiento contara con un protocolo sanitario y académico para que se inicien el 1 de marzo”, explicó.

Entendiendo que en la región hay comunas en distintas fases del Plan Paso a Paso, Becerra explicó que en el caso de la capital regional “el inicio podría ser remoto, tal como se estaba haciendo el año pasado” agregando que en el caso del resto de las comunas “comienzan con esta modalidad híbrida, es decir, tanto presencial como a distancia”, explicó.

Por último, desde el Gobierno recalcaron que valoran el valioso e insustituible rol que cumplen los profesores en la formación y la educación de nuestros niños y jóvenes, insistiendo además que la decisión final de enviar a sus hijos al colegio la tomarán los padres y apoderados porque son los que mejor conocen la situación de sus hijos.