Esta es una de las formas más recurrentes de adquisición de un bien raíz, pero que no acredita legalmente a quien adquiere como el dueño. 

La Seremi de Bienes Nacionales Aysén y a razón de las necesidades de informar a sus usuarios, se encuentra desarrollando una campaña educativa -que contempla notas en los medios de comunicación y charlas- sobre las principales fórmulas de adquirir un bien raíz y que no necesariamente finalizan con la acreditación legal del propietario.

Si nos remitimos a lo estrictamente legal, en nuestro país, para adquirir un bien raíz y llegar a ser propietario, la regla general es que se debe concurrir al Conservador de Bienes Raíces competente a fin de inscribir el inmueble a nombre del que adquiere, proceso que finalmente termina con la obtención de una “inscripción de dominio”, único documento que le permitirá acreditar la calidad de dueño.

¿Qué es la irregularidad en la compraventa de bienes raíces particulares

y cómo se produce?

Una de las formas más comunes de irregularidad se produce cuando entre dos personas existe la intención de transferirse un bien raíz, pero éstas no siguen el procedimiento descrito anteriormente. Así, en la práctica, existen muchas situaciones en que, pese a que el comprador efectivamente paga un precio y recibe materialmente un terreno por parte del vendedor, el primero no puede obtener una inscripción a su favor y, consiguientemente, tampoco puede adquirir el dominio.

Un claro ejemplo de este tipo de situaciones lo encontramos en la “promesa de compraventa”. Jurídicamente hablando, la promesa solo es un contrato preparatorio cuyo objetivo es la celebración de otro contrato en el futuro. Su utilización se justifica en la idea de que ambas partes tengan verdadero interés en celebrar una compraventa, pero exista un impedimento que les impida contratar, pero que a futuro esperan solucionar. Ahora bien, lo que viene sucediendo es que muchas personas, pese a firmar una promesa, pagando un precio por adelantado y contra la entrega material del terreno, nunca celebran

la venta definitiva lo cual finalmente se traduce en que la persona que ocupa físicamente el inmueble, “jurídicamente” no es su propietario.

¿Cómo el ministerio de Bienes Nacionales contribuye en la solución de este problema?

A través de la aplicación de un procedimiento excepcional contemplado en el D.L. Nº2.695/79, el Ministerio de Bienes Nacionales cuenta con la facultad legal para regularizar

la situación del poseedor material irregular de un bien raíz particular, para que finalmente obtenga una inscripción de dominio. Este procedimiento fue creado para dar solución a problemas históricos de irregularidad y tiene lugar en cuanto con su aplicación no se vulneren las normas urbanísticas. Para acceder a este procedimiento el postulante debe, entre otros requisitos legales, ejercer una posesión material pacífica, continúa y exclusiva, durante un período mínimo de 5 años a la fecha de ingreso de la postulación.

Para obtener mayor información y atendido el actual contexto sanitario, sugerimos contactar a Bienes Nacionales Aysén a través del correo consulta11@mbienes.cl, a los teléfonos 67 2576704 – 6713, en la página oficial de Ministerio www.bienesnacionales.cl y en sus redes sociales.