El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Coyhaique condenó a Samuel Alejandro Fuentealba Mardones y José Miguel Núñez Vargas a 3 años de presidio, con el beneficio de la libertad vigilada intensiva y reclusión nocturna, respectivamente, en calidad de autores del delito de hurto simple de especies por un monto superior a las 400 UTM. Ilícito perpetrado en agosto de 2019, en el centro de cultivo Isla Marta, ubicado en la comuna de Cisnes.

En fallo unánime (causa rol 65-2020), el tribunal –integrado por los magistrados Mónica Coloma Pulgar (presidenta), Félix Asencio Hernández y Rosalía Mansilla Quiroz (redactora) – aplicó, además, a Fuentealba Mardones y Núñez Vargas la accesoria legal de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de las condenas y el pago de una multa a beneficio fiscal de 6 UTM cada uno.

En la causa, el tribunal condenó a los coacusados Marcos Álex Soto Tauda, Nicolás Alejandro Oyarzún Vivar, Sebastián Eduardo Muñoz Hernández, Erwin Antonio Guichapay Arteaga e Israel Ignacio Castro Marileo a 700 setecientos días de presidio, con el beneficio de la remisión condicional de la pena por igual plazo, accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de las condenas y el pago de multa de 6 UTM cada uno.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la noche del 10 y de la madrugada del 11 de agosto de 2019, los condenados Soto Tauda, Oyarzún Vivar, Fuentealba Mardones, Muñoz Hernández, Guichapay Arteaga, Núñez Vargas y Castro Marileo, a bordo de la embarcación “Don Patricio”, matrícula Nº7509 PMO, “concurrieron vía marítima al centro de cultivo de salmones Isla Marta, ubicado en Canal Puyuhuapi, comuna de Cisnes, perteneciente a la empresa Aqua Chile S.A., lugar en el que procedieron a sustraer, junto a otras personas también embarcadas en dicha lancha, desde las jaulas de peces, aproximadamente diez toneladas de salmón tipo salmo salar, cargándolo en la referida embarcación, para luego abandonar el lugar, con las especies en su poder, vía marítima, en dirección al Golfo Corcovado, comuna de Quellón, donde fueron sorprendidos por personal de la Armada de Chile”.