Los vecinos del barrio Quebrada de la Cruz, a la fecha, han participado en tres talleres de diseño participativo junto al programa Quiero Mi Barrio, para analizar el proyecto Paseo Mirador Quebrada de la Cruz, inserto en el Plan de Obras del programa Quiero Mi Barrio del Ministerio de Vivienda y Urbanismo en conjunto con la Ilustre Municipalidad de Coyhaique.

Nancy Vargas, presidenta del Consejo Vecinal de Desarrollo del barrio Quebrada de la Cruz, destacó: “Es un espacio que estuvo tanto tiempo botado, aquí en Coyhaique esta Quebrada no se ve en cualquier lado, está dentro de la ciudad, dentro de la ruta de la ciudad y ha estado tantos años abandonada que no se le daba ninguna utilidad y ahora se va a hacer algo que va a quedar bonito para nosotros, para los vecinos y para mucha gente que va a venir de afuera y tenemos que cuidarlo. Siempre he dicho lo mismo, pedirle a los vecinos que lo que se haga hay que cuidarlo, porque es algo bonito que tenemos nosotros, es un espacio muy hermoso”.

El diseño participativo es una forma de integrar a la comunidad durante la creación de un nuevo espacio común dentro del territorio. En esta instancia, son los habitantes quienes proponen ideas de acuerdo a sus propios requerimientos.

Daniela Olmos, arquitecta y encargada del Plan de Obras del programa Quiero Mi Barrio en el sector Quebrada de la Cruz, señaló: “Una de las obras priorizadas por el programa en el Plan Maestro y que fue votada por los vecinos es el Paseo Mirador Quebrada de la Cruz, que es la consolidación de la ‘ruta segura’ ya existente por donde hoy caminan los vecinos por el borde norte de la Quebrada. Es una obra de gran envergadura y extensión que busca unificar y mejorar la conectividad en el barrio, si bien en este momento vemos la Quebrada como una oportunidad, tiene alto potencial como área verde, pocos barrios tienen una Quebrada a la que sacarle partido, pero esto también genera una división en el territorio y tenemos estos tres sectores fragmentados”.

En cada taller, los vecinos y vecinas asistentes a los encuentros de participación ciudadana, dieron sus opiniones y luego presentaron en el Plenario sus ideas y el diseño que preferían para el Paseo Mirador Quebrada de la Cruz, un espacio demandado por los vecinos por tratarse de una ruta segura y establecida para el tránsito de los habitantes del sector.

En tanto, Kristine Wenderoth, encargada del Plan Social del programa Quiero Mi Barrio en el sector Quebrada de la Cruz, indicó: “Hemos hecho talleres con adultos y también con niños, aquellos que más usan el espacio público y quiénes consideramos debían tener un espacio para que pudieran expresar los  sueños y necesidades que tienen como población, entonces se han ido conjugando estas distintas miradas de los adultos y niños y creo que se ha podido diseñar algo integral entre las necesidades de las distintas poblaciones y rangos etarios que habitan el barrio”.

Próximamente, se realizará el taller de validación con los vecinos del barrio Quebrada de la Cruz, esta será la instancia donde los vecinos validarán la obra y revisarán las últimas observaciones al proyecto.